jueves, 5 de agosto de 2010

Brujas en las letras y un encantador (2º Aquelarre Poético)



La segunda sesión del Ciclo de Poesía y Performance “Brujas en las letras y un Encantador" fue realmente inolvidable tanto para los magos poetas como para el público asistente.


Las anfitrionas Lila Calderón y Marina Latorre sostuvieron un diálogo que recordó a los poetas surrealistas en sus introducciones para crear la atmósfera adecuada y cerrar las puertas a la vil prosa cotidiana, cuestionada en su realidad a través de la antigua metáfora acerca de la búsqueda de la rosa azul, que Marina trajo al presente con la rosa de laboratorio, creación transgénica que roba a la flor del pensamiento su color de gamuza azulina para inyectarlo a la rosa blanca. La temida ciencia-ficción de los grandes autores visionarios como Huxley, Philip Dick, Asimov y Bradbury entre otros, es la realidad de hoy que resistimos con poesía.

El Encuentro contó con la participación de: Ana Partal, Juany Rojas, Elisa Alcántar, Alejandro Wasiliew, Rosa Alcayaga y Amanda Espejo, de los cuales entregamos aquí algunas pistas acerca de sus vidas.

Ana Partal

Es una Maga blanca que escribe poesía y hace conjuros cibernéticos desde su casa sideral, mimetizada con algas, fósiles y roqueríos marinos donde recibe barcos del pasado cargados de doblones y con cuyas capitanas intercambia pócimas, encantamientos ancestrales y la mejor poesía del siglo de oro de la magia. Trabajó como miembro del equipo editorial de la Revista Imaginaria en un colectivo brujeril en los tiempos más oscuros del país, con los colegas Manuel Andros y Paz Molina con quienes compartió aventuras que ya figuran en el libro patrimonial de la Magia atávica. Ana fomenta el amor y la poesía entre sus semejantes aunque al igual que Milan Kundera, dice que hay que tener cuidado con las metáforas porque son peligrosas. “El amor empieza con una metáfora. O lo que es lo mismo: el amor empieza cuando una mujer introduce su primera palabra en nuestra memoria poética".

Juany Rojas

Alquimista celeste, conocedora de los saberes que guardan y atesoran plantas y animales, puede leer el futuro en los ojos de las estatuas. Su inicio en la poesía se produjo en la Dinastía XVIII de Egipto, cuando era escribiente de la reina Nefertiti. Allí aprendió también astrología y el lenguaje de las serpientes, de las cuales recibió él secreto de la verdadera razón de su cambio de piel, del poder sanador de su veneno, y la fórmula creativa de antídotos para su mordedura. Juany conoce la visión de los ofidios acerca de lo que verdaderamente ocurrió en la escena de la manzana en el Génesis. Comparte con el escritor Juan Carlos Onetti la sentencia: "La manzana que Eva ofreció a Adán era sólo un objeto episódico; si le hubiera ofrecido la serpiente también se la hubiera comido". Juany Rojas es letal al decir como el gran realista ruso Fedor Dostoievski que: "El áspid de la vanidad literaria infiere a veces mordeduras muy hondas y hasta incurables, particularmente en los hombres de pocos alcances".

Elisa Alcántar Cereda

Maga de la Luz y la solidaridad, recibió el conocimiento ritual de la Hermandad Andina donde oyó las voces de sabios constructores de ciudadelas y castillos protegidos por redes laberínticas y senderos que conducen a los secretos de la palabra, porque como dice Federico García Lorca: "La creación poética es un misterio indescifrable, como el misterio del nacimiento del hombre. Se oyen voces, no se sabe de dónde, y es inútil preocuparse de dónde vienen". La Maga Elisa es Acuariana en el occidental y Serpiente de Madera en el oriental... Su gran poder se revela sobre la fuente transmutadora donde trabaja organizando letras y palabras hasta que avizora la luz vibrante de la diosa Kwan Yin, esencia misericordiosa que arrasa con todos los obstáculos con los cuales la realidad interrumpe el encuentro crucial entre el creador y sus materiales. La Maga Elisa late al ritmo de la armonía universal cantando como Gabriela Mistral “Dónde quedó la madre augur, que desde cuatro siglos llama, en toda noche de los Andes”.


Alejandro Wasiliew


Hechicero y médico brujo del Cáucaso, posee poder para curar enfermedades del alma y el cuerpo, producir lluvias purificadoras y asegurar el triunfo sobre el mal si está en trance poético. Su voz que musita letanías y conjuros une las peticiones terrenales de oriente y occidente en la búsqueda de una sociedad nueva y justa. Fue él quien puso fin a las oscuras maniobras de Iván el terrible y adquirió sus secretos, los que guarda en un viejo libro rescatado de una librería de la calle San Diego. Es experto en recuperar libros mágicos que se esconden tras los estantes de los libreros ermitaños. Quiere reinstaurar los postulados de la colonia Tolstoyana en una hacienda autosustentable con los amigos artistas de quienes se rodea. Cree en la felicidad y sigue la máxima de León Tolstoi: "El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace". A veces bebe sus licores mágicos para atraer la buena voluntad de los astros y cazar imágenes sorprendentes en su cámara fotográfica, arte que también domina con maestría.


Rosa Alcayaga

Es una Maga de alma muy antigua que se autodefine como "aprendiz de bruja", pero eso ocurre por la humildad característica de los sabios. Es una creadora que está atenta a ayudar a todos los seres perseguidos y humillados a través de la historia, especialmente a quienes han sufrido muertes violentas por la mano de un cruel opresor que se asigna el poder. Rosa esgrime siempre la espada de la justicia y se preocupa de reivindicar los derechos de la Madre Universal. Es así un espíritu indómito y rebelde frente a las condiciones de vida de la mujer desde que ésta puso su pie sobre los pastos húmedos de la prehistoria y conservaba aún sus aletas, sus escamas, los poderes telepáticos y el don de la trascendencia. Ha sufrido por la caza de brujas, que en sus diversas manifestaciones ha llevado a sus presas a la hoguera, la lapidación, el despojo, repudio o tortura, y en su corazón realiza diariamente la alquimia que permita calmar el dolor de esas almas que buscan la paz y ayudarlas también a abandonar las celdas del miedo. Rosa se siente responsable de organizar la cruzada que permita la liberación final de todas ellas, contra las cuales la humanidad cometió y comete aún actos de barbarie. Y no hay perdón ni olvido porque como ha dicho Agatha Christie: "Los viejos pecados tienen largas sombras".


Amanda Espejo

Sacerdotisa de la fertilidad cósmica, es una creadora y transmutadora de energías que posee una curiosidad innata por entender las manifestaciones más sutiles de la vida. Descubrió el poder de las fuerzas eróticas de la naturaleza que mantienen incólume el don de la vida. Sabe, como Anais Nin que "El erotismo es una de las bases del conocimiento de sí mismo, tan indispensable como la poesía". Amanda es una Sacerdotisa de carácter sensible e intenso, desde su morada en la comuna de Quilicura participa en la edición y difusión de la revista La Mancha, en donde tienen cabida todas las almas que padecen la pasión de escribir. El corazón de la Maga Amanda crea melodías que nutren el ritmo de los vientos y en ellos envía los mensajes que intercambia con los propagadores de la magia cibernética y terrena. Posee el saber que tenían en la antigüedad las curanderas, los chamanes y sabe interpretar para el mundo presente la profecía de las sibilas. Ella entrega su vida a la creación y ayuda a los extraviados a encontrar el camino renunciando a todo hermetismo porque como dice Gustave Flaubert: "Un corazón es una riqueza que no se vende ni se compra, pero que se regala".




La actriz Melina Rodríguez entregó un trabajo emocionante que estremeció hasta el corazón y los cimientos de la Casa del Escritor con un texto intenso y profundo de su autoría, interpretado desde el escenario a oscuras, luego de apagar luces y velas. El registro que consigue con su mágica voz es difícil de describir, lo cierto es que luego de oírla se activan los circuitos de la intuición creadora, reveladora, generadora...


La poeta y maga María Alicia Pino, interpretó el mundo poético de la Maga Somm, de California, quien participó de manera mediumínica, a través de la entrega de tres poemas organizados con el título: "La Diosa de la Lluvia Llora", dedicados al poeta chileno Carlos Órdenes Pincheira, quien participará en octubre como Encantador en este ciclo.


La Maga Patricia Pinchón asombró al público al entregar su conjuro en latín para descubrir a las verdaderas brujas, quienes esperan que nadie pueda memorizarlo todavía, al menos hasta que termine el ciclo.

Sabemos que ya es imposible la clausura, que la caja de pandora se abrió para siempre.

(Texto extraído de: http://wwwanimalcautivo.blogspot.com/)

3 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

simplemente un encuentro mágico y maravilloso
un oasis de creatividad
una poesía pulsante

besitos de luz
tenun excelente fin de semana

más fotos en
http://estossonmisamigosdelaweb.blogspot.com

Lila Magritte dijo...

Gracias por la difusión en este blog maravilloso. Me encantó.

Abrazos y el martes 28 viene el nuevo Aquelarre en la SECH.

Manchados dijo...

Linda la entrada!
No había buceado hasta aquí...está cálido y agradable tu rinconcito.

Un beso.