martes, 1 de mayo de 2007

Un árbol en medio de la casa


Hay un árbol en medio de la casa
Un árbol que flota en el piso como una aparición
Un árbol que jamás creí poder instalar en mi vida,
luces de colores que bailan y sonríen.

Un árbol que transita por nosotros, lleno de sueños y promesas
y cuelga el tiempo que transcurre de un año a otro
repite fosforecencias y aplausos de niños
Y me retorna a ciertos espacios
a una casa con puertas inexistentes
a tardes de pesebres improvisados y manos de niña fabricando sueños
ventanas pequeñas con el barrio y los postes adentro
y parabrisas que resbalan en el crepúsculo

La mano del padre que clavaba y aturdía
llevándonos a la esquina donde el pascuero siempre a destiempo
siempre impredecible
se nos escurría rosetones, papeles envoltorios
y regalos maravillosos que desaparecían
por los rincones de las casas abandonadas

Hay un árbol en medio de la casa
que levanté con mis propias manos
y llené de frutos y rocío
raíces gigantescas que buscan la tierra silenciosa,
el agua primigenia

Hay un árbol en medio de la casa
como aquella casa que hoy no existe
que quedó flotando en el tiempo y la tristeza
en la memoria de la madre que ya ha olvidado
una casa que hoy sólo guarda como testigo
un árbol capa caída ramas desnudas pájaros mudos sentados al borde

Hay un árbol que salió volando
la última navidad con destino incierto
un árbol tras una niña con manos blancas y luces en los dedos
un árbol que recorrió demasiados años
y hoy me encuentra
frondoso y frondosa
y hoy lo encuentro
raíces profundas ramas al aire
y un hijo reclamando un árbol y el amor que lo decora.


María Alicia Pino Pozo



4 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola malicia. como siempre lo atinado de tus poemas.y la imagen del padre...Y el dulce retoño que no sabe aún de su existencia. Que te puedo decir. esto es tan aleatorio como el uso de las mayúsculas.
Te seguiré siguiendo.
cariños, Eduardo.

Mariela Rios Ruiz Tagle dijo...

Sencillamente un poema maravilloso, me encanta, es bello en todo el sentido de la palabra.

Eduardo dijo...

Ya po, dejate oh. Djiste pongale patitas y yo contraté un cien-pies. Te sigo siguiendo. Y ¿tus patitas?. Pareces la engaña baldosas (después te explico).
Muestra alguna cosilla más pu.

malicia blues dijo...

Engaña baldosas estimado:
¿Le pareció poco el cambio de diseño?
Bueno ya, mañana verá nuevas intromisiones. A ver si le gusta...